martes, 27 de mayo de 2014

¿Por qué no es bueno hacer lo que el cliente dice?

(Diseña en base a tu conocimiento y experiencia)

Una de las cosas que nos enseñan desde los primeros ciclos de la universidad es la creación de "modelos de datos" y cómo "normalizar" (ordenar, clasificar, agrupar, ...)  estos modelos.  También nos enseñan por qué es malo tener la información duplicada y uno de los motivos es lo difícil de mantener esa información actualizada (sincronizada) a lo largo del tiempo de vida del sistema.

Muchas veces, en realidad, casi siempre, he escuchado la siguiente excusa para tomar malas decisiones de diseño de sistemas: "Lo hicimos así porque el cliente nos lo pidió así".  Si vamos a tomar al pie de la letra lo que el cliente nos pide creo que deberíamos quitarnos el título de Gestor/Analista/Líder/Experto/[agrega el título que quieras] y cambiarlo por uno que diga "Documentador De Lo Que El Cliente Pide", con este  nuevo título de "Documentador ..." nuestro interlocutor tendrá claro que sólo está con una persona que "toma notas" y no con una persona capaz de "recoger la información, interpretarla, analizarla, evaluarla, descubrir la necesidad real del cliente y proponer una solución viable".

Para los que desconocen cómo está ordenado un sistema, sólo es necesario decir que el cliente sólo interactúa con "lo que ve" en la pantalla de su laptop, tablet o smartphone.  A esta parte la vamos a llamar "capa de presentación". A todas las demás partes del sistema las vamos a llamar "capas mágicas".  Y las vamos a llamar así porque  para el "cliente" todo lo que ocurre después que da un "click" en un botón de la pantalla es "magia" y lo bonito de la magia es verla sin necesidad de entenderla.

Con todo lo descrito anteriormente, lo que debe quedar claro es: lo que el cliente nos pide es lo que el cliente espera ver en su "capa de presentación", todo lo demás está implementado en las "capas mágicas"; y en una de estas "capas mágicas" esta el "modelo de datos", un modelo que debe ser diseñado basado en experiencia, conocimiento y luego de haber hecho un análisis de las necesidades del cliente, del sistema y de las restricciones que pudieran existir.

En conclusión, cada vez que nos encontremos a cargo de crear un sistema, debemos asegurarnos de que nuestras "capas mágicas" estén diseñadas teniendo como base toda nuestra experiencia y conocimiento y no se debe basar en la frase "Lo hicimos así porque el cliente nos lo pidió así".

No hay comentarios:

Publicar un comentario